La originalidad de la percepción

La originalidad de la percepción – La percepción de las cosas es un hecho tan peculiar como que no existe una igual en dos personas. Y he aquí la riqueza sensorial, pueden haber mil personas leyendo el fragmento de una historia y haber mil formas posibles de percibirlo.

La expresión de un ser humano hacia el exterior es el reflejo de su interior. Este mensaje se ha ido transmitiendo a lo largo de la historia a través de los diferentes personajes, filósofos, pensadores, mentes prodigiosas, iluminados, etc. y qué sería de nosotros en esta época tan automatizada sin poder tener acceso a esa sabiduría escrita a través de la cual ha pasado el tiempo. Nos han dejado un legado y sólo depende de nosotros si sabemos aprovecharlo y de qué forma. Hoy en día nos damos cuenta cuanta razón llevan esas palabras y si realmente entendemos y aplicamos el mensaje, puede servirnos de mucha ayuda en diferentes aspectos. No concretizo porque hay tantos ejemplos que podría usar y por ello prefiero generalizar. Porque cada uno busca su vía de entendimiento, lo que puedo entender yo no tiene porque coincidir con lo que entiendes tú, aunque el mensaje sea el mismo la percepción no es la misma.

Esta entrada es un tanto abstracta y puede que cueste entenderla, pero justamente se trata de eso, de pararse a pensar sobre algo que no tienes que entender a la primera pero te hace pensar o sentir cosas, algo estoy transmitiendo mientras tecleo. Desde mi perspectiva tiene su sentido y puede ser que desde la tuya no…pero eso no es lo que importa. Las cosas del sentir muchas veces carecen de lógica. Lógica viene del antiguo griego “logikḗ”, que significa “dotado de razón” y a su vez del “logos” cuyos significados son diversos “razón, principio, pensamiento, argumento, palabra”. El ser humano siente y en vez de dejarse envolver libremente en ese sentir enseguida hace ruido interior tratando de etiquetar y razonar, con lo hermoso que es dejarse llevar en ese silencio sin ponerle palabras ni etiquetas.

Para escribir esta entrada he sido inspirada por mi gran amigo pensador Luismi Coloma, periodista de profesión, escritor, fotógrafo, un personaje “flípico” que deriva del conjunto “flipado cósmico”, una etiqueta que él mismo ha inventado para sus obras escritas porque muchas veces carecen de lógica pero al leerlas te hace vibrar en una frecuencia de lo abstracto haciéndote sentir y sonreír solo por el mero hecho de que eres consciente que algo has entendido pero no sabes el que. Su blog http://islaflipica.blogspot.com.es/

Como siempre, gracias por leerme y por escucharme. Hasta el próximo post. Feliz día, Feliz vida! 

Deja un comentario