El Lenguaje del Silencio

Después de casi dos años sin escribir nada en mi blog, he decidido romper el silencio. Y de eso va la cosa en esta entrada.

Hay diferentes formas de expresión y el silencio es una de ellas. Puede ser malinterpretado o entendido. Y todo depende del sentido que se le de, claro. Existe el silencio de recogimiento interior y soledad elegida, que es muy sanador y revelador. También está el silencio de preferencia, escoger la opción de callarse uno antes de decir un disparate…nunca mejor dicho porque a veces las palabras pueden hacer mucho daño sin retorno…igualito que las balas. Y por supuesto, añadir que si el silencio sirve como una pausa de reflexión antes de lanzar una opinión constructiva, es un gesto muy generoso y respetuoso. El tipo de silencio castrador puede ser muy dañino. El hecho de tener que tragarse uno sus propias palabras para no molestar al otro, para no crear polémicas por «el que dirán». El silencio basado en el miedo a la crítica externa, que no es otra cosa que el reflejo de la propia crítica interna y aplaca el desarrollo propio. Puede ser algo muy destructivo. Desde mi punto de vista, no hay nada más triste y deprimente que ver como se va apagando poco a poco la llama vital de un ser humano silenciado (por causas ajenas o propias).

Pero cuando se trata del silencio bien entendido y constructivo, el que permite la escucha del silencio como si de un templo interior se tratara, donde todo es posible, donde todo es creado y florece… allí es cuando sucede el milagro, cuando la vida es expresada de la forma más hermosa a través de un ser que ha sabido escuchar el silencio y lo comparte con el mundo entero.

Y tú ¿cuál es el tipo de silencio que practicas?

Zuzana Sai

2 comentarios en “El Lenguaje del Silencio”

    • Gracias por tus bonitas palabras Ana. Es interesante preguntarse a uno mismo si se siente cómo o incómodo cuando hay silencio. Al parecer y en forma general, hablar por hablar puede ser un signo de no querer escucharse. Y no hay nada más bonito que poder disfrutar el lenguaje silencioso del amor, tal como lo comentas. Ahí es cuando se siente toda la sabiduría y belleza.
      Un fuerte abrazo bella!

      Responder

Deja un comentario