El desapego

El desapego – La primera reacción al desapego es el miedo a la escasez. Es uno de los grandes aprendizajes del ser humano. Para poder alcanzar la felicidad es de suma importancia soltar. Más ser y menos tener.

En muy poco tiempo me han sucedido muchos cambios. Y aunque los he recibido con  gran alegría, debo reconocer que ha sido una de las mejores lecciones de mi vida. Por ello deseo aportar mi experiencia. ¿Tuve miedo? Sí, pero lo hice a pesar del miedo.

Cuando se presenta la oportunidad de cambiar y soltar, hay dos opciones. Una es quedarse donde estás, quizás por miedo o querer permanecer en la zona de confort. La otra es dar el paso hacia el nuevo horizonte. Soy partidaria de dar los pasos a lo desconocido. Porque la vida es un cambio continuo y allí es donde reside la chispa vital, el aprendizaje, la evolución. Si resulta que no estás feliz con tu decisión, siempre puedes volver. Pero ya no te quedas con la duda de “que pasaría si…”.

Cada cambio supone renuncias. Eso es bueno, de esa forma te puedes parar y sopesar lo que realmente importa en tu vida. Qué es lo que te aporta y qué es lo que ​te ​resta energía. Te invito a que hagas ese ejercicio y te será más fácil soltar.

Por mi reciente cambio personal puedo confirmar que no hay nada mejor que desapegarse, sobre todo a lo material. He dejado todo atrás y ahora mismo mi vida se resume en dos maletas y cuatro cajas. Sinceramente me siento genial en ese aspecto. He aprendido que lo único que llevaré siempre en mi corazón son los seres queridos y las experiencias. Lo material se desvanece, lo esencial permanece.

Por supuesto que en pleno cambio se produce un movimiento energético muy importante. No temas, siente y respira. Todo se asentará. Si estás pasando por un momento así, te animo a que des el salto porque detrás de ello la vida te ofrece infinitas oportunidades. T​odos los días tenemos algo que aprender, algo de que desprendernos​ y algo que agradecer. En primer lugar agradece que estás vivo. La vida es un viaje y hay que ir ligero de equipaje. Disfrútalo, lo único que te llevas de aquí es lo que has vivido y cómo has amado! ¡Feliz vida!

Deja un comentario