Angeles y Demonios

Angeles y Demonio. Cuando te propones metas, siempre hay desafíos. La manera de marcar la diferencia en cualquier ámbito de tu vida es elegir si te dejas llevar por tu parte perezosa o por tu determinación.

En mi caso aun me queda mucho por aprender y cada día se me presentan nuevos desafíos. Hasta el día de hoy mis demonios procrastinadores eran sólo eso: demonios desafiantes. Pero a partir del día de hoy son ángeles recordándome que si estoy procrastinando con algo es que debo ir a por ello con mayor determinación si cabe.
¡Detrás de cada desafío hay un gran tesoro! A mayor desafío, mayor recompensa.

Cada vez tengo más claro que Ángeles y Demonios son lo mismo. La dualidad perfecta con la única finalidad de convertirse en nuestros mejores maestros.

Esta entrada está inspirada por una reciente conversación con una amiga a la que quiero y admiro mucho. Hablamos pocas veces, por la distancia, pero cuando hablamos nuestra energía crece por la cantidad de cosas valiosas que compartimos en un corto lapso de tiempo. Cuando conectamos parecemos un torbellino.

Compartí con ella una reflexión y ella, con su hermoso arte innato de escucha, me respondió con otra reflexión que me dejó muda. Cuando yo me quedo muda es una señal inequívoca de que dentro de mí ha ocurrido un click, una gran toma de consciencia que conlleva una posterior transformación. Y eso es lo hermoso de transformar vidas, el compartir, inspirar, ayudar, experimentar…. en definitiva ¡VIVIR!

Gracias por tu tiempo.
Feliz día, Feliz Vida! 

Leave a Comment